‘A cada cual lo suyo’.

Francisco de Goya (1746-1828) y su ‘hija’ Rosario.

‘A cada cual lo suyo’ (1).

Rosarito* muestra a su padre, el artista Goya**, su cuaderno de dibujo.

 

– ¿Qué te parece? Lo hice ayer.

Goya mira el dibujo que ha hecho Rosarito, un dibujo muy académico, pero de gran calidad, impropio de una niña. Asiente (2) aprobatorio:

– Muy bien. Estás progresando mucho. Si sigues así, serás mejor que tu padre.

La niña sonríe feliz.

– Pero…

La niña espera la continuación de la frase.

Goya se vuelve hacia la niña para añadir:

– Está bien copiar, yo también lo he hecho, hice copias de Velázquez, no muy afortunadas, por cierto… Como todos los grandes maestros, él es inimitable. Se aprende copiando, se suelta (3) la mano, se ve por dónde iban ellos… Tú eres todavía muy joven y no importa, pero poco a poco conviene que vayas buscando tu propio camino, un camino por donde sólo tú puedes ir. Acepta las influencias de los demás; son necesarias. Pero, ¡a cada cual lo suyo! Y tú, con lo tuyo (4), mejor o peor, pero con lo tuyo.

 

(1) : ici, à chacun son style.

(2) : asentir (ie): acquiescer.

(3) : soltar (ue) la mano: ici, se faire la main.

(4) : con lo tuyo: ici, ta spécialité.

Carlos Saura (español), Guión de la película ‘Goya en Burdeos’, 1999.

*‘Rosarito’, Rosario Weiss (1814-1843): La protagonista de este texto tuvo mucho talento para el dibujo desde muy pequeña y Goya le enseñó a dibujar. No está demostrado que Goya fuese su padre, lo que realmente importa es que el pintor la quiso como si fuera su hija. A pesar de haber muerto a los 28 años, realizó una gran cantidad de obras de calidad.

**Franciso de Goya, pintor español (1746-1828).

 

‘… que vayas buscando tu propio camino’.
01 El diálogo. ppsbotton
02 El documento del estudiante. ppsbotton
03 Unos ejercicios. ppsbotton
04 ¡Exprésate! ppsbotton