Hacer de estatua.

En las Ramblas de Barcelona…

Dos hermanos, Eduard y Borja, estaban en un bar de la Plaza Mayor, en Barcelona. Acababan de robarle la cartera a Eduard, y no tenían dinero para pagar la cuenta.

En el Ambos Mundos, los camareros no parecían dispuestos a dejarnos marchar así (1) y además estaba el pequeño detalle de que nos tocaría ir andando (2) hasta mi casa, lo que significaría una hora larga sudando la gota mortal bajo un sol de justica (3). No quería ser yo quien rompiera aquel pacto tácito de no ponernos nerviosos, pero la cosa no pintaba (4).

Finalmente, como siempre, mi hermano tuvo una de sus ideas geniales.

– Oye, Eduard, me dijo, podrías ir a las Ramblas y hacer un rato de estatua. Seguro que en menos de una hora logras reunir el dinero. He calculado que, con unos doce euros, nos llega para pagar las consumiciones y coger el metro.

– ¿Es que te has vuelto loco ? – repliqué. ¿Ir a hacer de estatua allí, delante de todo el mundo? ¡Ni hablar! ¡Me moriría de vergüenza! Ya puedes quitártelo de la cabeza. Estaba decidido a no dejarme convencer.

– ¡Está bien , está bien! Tú ganas. Como siempre, ¡tendré que solucionarlo yo! – dijo visiblemente cabreado (5).

Y a continuación, cogió el platito de plástico marrón donde estaba la cuenta y se dirigió hacia las Ramblas.

Teresa Dovalpage, Muerte de un murciano en La Habana, 2006.

 

1 – nous laisser partir comme ça.

2 – il nous faudrait aller à pied

3 – en suant à grosses gouttes sous un soleil de plomb

4 – les choses se présentaient mal

5 – en colère.

Télécharger le texte et les exercices:  pdf-icone

Pour marque-pages : Permaliens.

Les commentaires sont fermés.